Buscar
  • Lucía

Mi primer aventura

Actualizado: abr 6

Esta vez me tocó a mí.


En Julio del año 2012, con solo 15 años, me encontraba en un avión con mis tres mejores amigas rumbo a Inglaterra, destino que amo y siempre me va a transportar a ese viaje.


Nos íbamos a otro país. Ezeiza fue caótico, eramos más de 70 adolescentes por subirnos al avión y nosotras listas, con pasaporte en mano, emocionadas por todo lo que se venía.


Llegamos a Bournemouth, donde nos alojaríamos e iríamos a las clases todas las mañanas. Ojalá hubiesen visto nuestras caras. Hasta el más mínimo detalle nos dejó tartamudas; la gente, la mezcla alucinante de culturas, los paisajes, las atracciones, estábamos en Inglaterra, ¿Se puede describir con palabras?


Bournemouth, Inglaterra


Lunes, primer día de clases, conocimos la escuela. Desde afuera veíamos a todos los estudiantes en la entrada y nosotras nerviosas, sin entender mucho, esperando que el test de nivel no nos separara en distintas clases pero igual de emocionadas. Esa misma tarde de Lunes, entregaron los resultados, y si, las cuatro fuimos asignadas en distintas clases, y ahí empezaba la aventura de conocer a los otros alumnos, de intercambiar ideas, pensamientos, costumbres y los nervios, por supuesto.


Nuestra primer tarde sin actividades, fuimos al centro de Bournemouth, bajo la consigna de “Tienen tiempo libre, en dos horas los esperamos en este punto de encuentro”. ¿Dos horas solas y de shopping? ¡SI! Corrimos de acá para allá, entramos a todos los negocios todavía abiertos porque ya casi era hora de cierre, y si de algo no me voy a olvidar jamás, es de haber perdido a mis amigas adentro de un HYM inmenso, hasta encontrar a una con tres pares de zapatos colgando de una bolsa llena de remeras, buzos y carteras: “¡Chicas, acá estoy!”.


Las clases eran súper didácticas pero lo que más rescato fue la amabilidad de cada estudiante con el que me tocó compartirlas. Sin conocerme, me recibieron como una más del grupo, en especial tres chicas de Suiza con las cuales compartí todas las actividades de la escuela e incluso nuestros tiempos libres. Es al día de hoy que todavía mantengo contacto con una de ellas vía Instagram, ¿En serio no es increíble?


Helloise if you are reading this, I miss you


Terminamos nuestra aventura en Inglaterra entendiendo que de eso se trataba todo; de abrirnos a conocer, de disfrutar a cada persona que pasó por ese viaje y de valorar y agradecer el esfuerzo de nuestros papas por habernos llevado. Terminamos habiendo visitado todos los lugares que siempre vimos por fotos; el extraordinario Big Ben, el London Eye, Stonehenge, la Torre Eiffel, el museo del Louvre, Disneyland Paris y más. ¡Si, también fuimos a París!


Nos fuimos habiendo conocido a tanta gente de la que estábamos seguras que íbamos a extrañar tanto. Nos fuimos extrañando almorzar Fish&Chips frente a la playa. Nos fuimos queriendo estar ahí de nuevo, las cuatro juntas.


Este viaje marcó una parte de mí.

Seguramente, todos vivamos estas experiencias de una manera diferente, pero la emoción, la adrenalina y la felicidad les aseguro que es la misma. Es con las personas que lo compartís lo que lo hace tan especial y gracias a mis amigas, este viaje fue único.


Acá nace mi amor por Londres, porque este viaje trascendió y superó cualquier expectativa.




0 vistas
CONTACTO

María Fernanda Molina | Directora

CICOR Viajes de estudio

info@cicorviajes.com

+54 9 11 5316 8153

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2018. CICOR Viajes de estudio. Todos los derechos reservados.